Sierra Club Home Page   Environmental Update  
chapter button
Explore, enjoy and protect the planet
Click here to visit the Member Center.         
Search
Take Action
Get Outdoors
Join or Give
Inside Sierra Club
Press Room
Politics & Issues
Sierra Magazine
Sierra Club Books
Apparel and Other Merchandise
Contact Us

Join the Sierra ClubWhy become a member?

Unase al Sierra Club

Backtrack
EcoCentro Main
In This Section
  En español:
Encuesta de 2008
Recursos y links
Sala de Prensa
Columna Mensual
Un Lugar Especial
Consejos para su Hogar
Nuestra Posición: Migración
Ciudades Frescas
Contáctese con Nosotros
 

  En inglés:
2008 Survey
Our Position on Migration
Latino Communities at Risk
Puerto Rico's Northeast Ecological Corridor
Toxics
Environmental Justice
Transportation
Youth In Wilderness
A Special Place
Tips for Your Home
Contact Us

Get The Sierra Club Insider
Environmental news, green living tips, and ways to take action: Subscribe to the Sierra Club Insider!

Subscribe!
FOR IMMEDIATE RELEASE
6 , 2007
CONTACT:
Oliver Bernstein 512-477-2152

Varios Grupos Exigen Que la EPA Actúe contra los Contaminantes Que Cambian el Sexo

Washington, DC, 6 Junio, 2007 — Varios grupos de trabajadores de lavanderías, pescadores comerciales, medioambientales y de salud pública urgieron a la Agencia de Protección Medioambiental (EPA) a que establezca protecciones de salud y seguridad contra los productos químicos que afectan el sistema endocrino humano, el nonyplphenol y nonylphenol ethoxylates (NPE).

El sistema endocrino humano es el conjunto de órganos y tejidos que liberan hormonas para comunicar, controlar y coordinar el funcionamiento del organismo.

Los grupos han instado a que se realicen más estudios sobre los impactos en la salud y la seguridad de las comunidades expuestas a estos productos y sobre su etiquetado, y que se prohíba su uso en detergentes comerciales y para el consumidor, ya que existen otras alternativas más seguras. Estos productos tóxicos se usan principalmente en limpiadores y detergentes.

La Unión Europea esencialmente ha prohibido el uso de los NPE, y Canadá ha establecido estándares tan estrictos en el desecho de NPE en el agua que el país se ha visto forzado a buscar alternativas más seguras. Los grupos que se han reunido hoy han instado a la EPA a seguir el ejemplo de estos países.

“Cuando los peces cambian de sexo y sufren deformidades sexuales debido a los productos químicos que desechamos en nuestros ríos y arroyos, es una señal de peligro que debemos tomar muy en serio”, dijo Ed Hopkins, Director del Programa de Calidad Medioambiental del Sierra Club.

Incluso en niveles bajos, los NPE han causado que peces machos produzcan huevas, han variado las distribuciones normales de machos y hembras, y han dañado la capacidad de reproducción de los peces. Casos de este intercambio de sexos en los peces se han documentado desde el Río Potomac hasta la costa del Pacífico. Y aunque la investigación sobre los efectos en la salud humana son limitados, un estudio ha documentado que la exposición de la placenta humana al sucedáneo de los NPE, el nonylphenol, puede causar el final prematuro de un embarazo o defectos de crecimiento en el feto.

Casi 400 millones de libras de NPE se producen en Estados Unidos cada año, sin embargo, el gobierno no ha analizado los efectos potenciales a la salud del público en general ni de los trabajadores que están expuestos a estos productos regularmente. La EPA tampoco ha actuado efectivamente para proteger la calidad del agua en relación a los NPE. Además ha ignorado los efectos nocivos en el sistema endocrino, ya que sus directrices obsoletas que datan de 1985 no reconocen los estudios más recientes.

“Algunos de los subproductos transformados de los NPE son más tóxicos y persistentes que la sustancia original”, indicó Philip Dickey, científico de la Coalición contra los Productos Tóxicos de Washington. “Las plantas de tratamiento de aguas pueden retirar gran parte de los NPE, pero desechan los subproductos de estas toxinas. Si agregamos la toxicidad de todos estos pequeños componentes, puede ser significativo. Tenemos que parar de usar productos químicos que tengan estas propiedades”.

Varios estudios han demostrado que pequeñas cantidades de NPE en el agua —menos de una parte por mil millones— causan daños a las truchas arco iris, al salmón, a los ostiones y al lenguado invernal. “Permitir que estas toxinas continúen su presencia en los ríos y arroyos podría comprometer gravemente el futuro de la industria pesquera”,  advierte Zeke Grander, Director Ejecutivo de la Federación de  Asociaciones de Pescadores de la Costa del Pacífico.

“Los peces no son los proverbiales canarios de mineros que miden la toxicidad del aire, pero sí nos advierten de la toxicidad de los NPE, la cual puede ser especialmente dañina para poblaciones vulnerables como los niños en crecimiento”, indica el Dr. Michael McCally, Director Ejecutivo de Médicos en pro de la Responsabilidad Social.

“Decenas de miles de trabajadores pueden estar expuestos a estos productos tóxicos cada día”, advierte Eric Frumin, Director del Programa de Salud y Seguridad de UNITE HERE, el sindicato predominantemente norteamericano que representa a los trabajadores de lavanderías. “Pese a la abrumadora evidencia de que los NPE son altamente tóxicos, la industria de lavanderías —en coordinación con sus aliados de la industria química— continúa promocionando el uso de estos peligrosos productos. Ya es hora de que actúe el gobierno federal, y de que líderes industriales, como Cintas Corp., eliminen voluntariamente estas peligrosas emisiones”.

“Ya existen alternativas viables y seguras que no contienen agentes que varíen el sistema endocrino”, dijo Albert Ettinger, representante del Centro de Leyes y Políticas Medioambientales. “Corporaciones como Procter & Gamble y Unilever no usan NPE, y Wal-Mart ha pedido a sus abastecedores que usen alternativas seguras. El gobierno federal debe actuar, al igual que otros países, para proteger a la población contra estos peligrosos contaminantes”.

Los peticionarios de esta iniciativa incluyen el Sierra Club, el Centro de Leyes y Políticas Medioambientales, UNITE HERE, la Coalición Contra los Productos Tóxicos de Washington, Médicos en pro de la Responsabilidad Social y la Federación de  Asociaciones de Pescadores de la Costa del Pacífico.

###

Printer-friendly version of this page